Firmas en tabletas: ¿el futuro o un problema?

  • 7
    Shares

Seguro que tú también lo has visto. El cartero o el repartidor llama a tu casa y te planta en la cara una tableta para que firmes. El churro que sale en esa pantalla poco o nada tiene que ver con tu firma, pero ellos te aseguran que es válida. Este tipo de dispositivos están empezando a proliferar en comercios, oficinas y hasta en los bancos. ¿Pero es más seguro? ¿Qué nos aportan las firmas en tabletas?

Firmas en tabletas, ¿un mal necesario?

Que no os engañen: las firmas en tabletas no son más seguras que una firma escrita con bolígrafo en un papel. Todo lo contrario. Entonces, ¿por qué están por todas partes? Las ventajas son evidentes: un increíble ahorro de papel, un servicio más rápido y un procesado de datos mucho más sencillo. Una vez firmas en una tableta, esa información se puede trasladar directamente a la base de datos. No obstante, la sensibilidad de los terminales todavía no es la adecuada para poder firmar con normalidad. A causa de esto, las firmas quedan mucho más sencillas y básicas, como cuando aprendíamos a escribir en nuestra etapa escolar. Por no decir que los pequeños detalles y gestos tipo muchas veces ni siquiera se registran, como pequeños arpones o puntas de aguja .

Las tabletas son una ventana al futuro, pero también tienen sus graves inconvenientes.

Además, muchos dispositivos ni siquiera traen un bolígrafo y tienes que firmar con el dedo. Por eso las firmas salen raras. No es lo mismo deslizar un bolígrafo de tinta o gel por un papel que un palito de plástico o el dedo por una pantalla digital. El agarre es muy diferente. Esto es muy importante, ya que controlamos menos el útil escritural. Pero también tenemos que tener en cuenta que al escribir en un papel dejamos las señas de nuestra identidad. Esto nos permite a los peritos calígrafos dictaminar si una firma o letra pertenece a la misma mano o no. Estos rasgos también quedan patentes en una tableta, pero mucho más disimulados. Por ejemplo, elementos como la presión y la velocidad serán difíciles o imposibles de estimar.

Por otro lado, es necesario tener en cuenta que cada tableta tiene un software diferente detrás. Esto significa que podrían estar recogiendo rasgos de nuestra escritura desde el dispositivo de una tienda sin que nos enteremos. Esto es un grave riesgo de seguridad. A efectos periciales también es un gran inconveniente que cada terminal funcione con su propio programa, ya que los datos difícilmente serán comparables.

¿Me firma aquí con el dedito?

¿Qué ocurre si falsifican mi firma en una tableta?

La dificultad para distinguir las firmas en una tableta puede conllevar que otra persona firme por ti y que la falsificación pase desapercibida. Imagínate que el repartidor llama a la casa del vecino y le entrega tu paquete. Si el vecino firma por ti y se queda el paquete, ¿puedes demostrar que no es tu firma? Habría que estudiar caso por caso, ya que en ocasiones la solución es complicada. Si es tu caso, ponte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte y ayudarte a resolver tus problemas.


  • 7
    Shares